1 de February del 2018

Cómo conducir tu moto en invierno con seguridad en taller multimarca de pontevedra

Con la llegada del mal tiempo, la conducción se complica, por mucha experiencia que tengas al volante, especialmente si vas en moto. Durante el invierno, cuando las condiciones climatológicas son extremas, es fundamental prestar especial atención a la carretera para evitar accidentes.
Las heladas, la nieve y la lluvia dificultan el tránsito por carretera y hacen más complicada la circulación. No obstante, hay ciertas pautas que se pueden seguir para garantizar nuestra seguridad:
Protégete con un casco especial para el invierno: aunque durante otras épocas del año prefieras utilizar un casco abierto, será altamente recomendable que en estos meses cuentes con un casco con visera protectora, para reducir la sensación de frío y proteger tu rostro. De igual forma, te recomendamos que optes por un casco que cuente preferiblemente con sistema Pinlock, para evitar la creación de vaho y garantizar así una visibilidad total en todo momento. También es recomendable rociar la visera por dentro con un spray anti-vaho y por fuera con un repelente de lluvia.
Utiliza ropa adecuada: no solo nos referimos a la importancia esencial de aquellos dispositivos que aseguren tu seguridad, como es el caso del casco y las distintas protecciones para tu cuerpo, sino también al empleo de aquellas prendas que te protejan del frío y la lluvia. No olvides equiparte con ropa interior térmica, prendas de abrigo y guantes, así como contar con un impermeable e, incluso, ropa de repuesto, por si te sorprende un aguacero durante tu trayecto. Los guantes y las botas deben ser de máxima calidad la temperatura de pies y manos no sólo es un problema de comodidad, el frio nos resta sensibilidad y perdemos precisión al accionar acelerador, frenos, cambio y embrague
Instala unos paramanos en tu moto: aunque utilices siempre guantes, la instalación de paramanos en los mandos te permitirá contar con una protección extra para el frío, incrementando así tu movilidad y capacidad de reacción.
Revisa el estado de frenos y neumáticos: ten en cuenta que las condiciones invernales suelen provocar una menor adherencia de tu moto al asfalto, por lo que será fundamental que compruebes que, tanto tus neumáticos como los frenos, se encuentran en perfecto estado. Las motos más deportivas suelen llevar neumáticos muy deportivos. Son neumáticos pensados para dar su máxima adherencia cuando están calientes. En invierno no alcanzan esa temperatura y agarran muy poco. Además no suelen llevar canales de evacuación de agua bastante efectivos. Procura usar neumáticos de turismo, cuyo compuesto de goma es menos sensible a las bajas temperaturas.
Conduce con suavidad: en invierno, durante las primeras horas del día y durante la noche, es posible que te encuentres con placas de hielo en la calzada. Por eso, será preferible que manejes tu moto con suavidad, evitando acelerones y frenazos bruscos, y que esquives aquellas zonas en las que percibas acumulación de agua o manchas húmedas en la calzada. Haz frenadas largas, aumenta la distancia de seguridad y desconfía de las zonas en sombra, sobre todo a primeras horas de la mañana.
Hazte ver: para finalizar, nos gustaría recordarte la importancia de contar con prendas reflectantes y mantener en todo momento las luces de tu motocicleta encendidas (En motocicletas es obligatorio llevar las luces encendidas), ya que así contribuirás a que puedas ser visto por otros conductores y, muy especialmente, en condiciones climáticas adversas. No olvides limpiar con frecuencia la óptica delantera y el piloto posterior, en invierno se ensucian más, lo que reduce su luminosidad.
En ponlefreno.com encontrarás muchos más consejos de seguridad como este.