28 de March del 2018

Llega la primavera, recupera la forma física. Agente de seguros en Pontevedra.

Si bien es lógico que durante el invierno reduzcas considerablemente tus rutinas de ejercicio al aire libre y te lleves una vida más sedentaria, con la llegada de la primavera es momento de comenzar a prepararte para recuperar tu actividad física lo antes posible.
Por eso, hoy vamos a mostrarte cómo puedes comenzar a recuperar tu tonificación física de una forma saludable, evitando sobreesfuerzos y conductas erróneas que pueden llevarte a reducir tu motivación y desistir de la incorporación de este hábito en tu vida diaria:
Comienza a realizar ejercicio de una forma gradual: tanto si no has practicado ejercicio físico anteriormente como en el caso de que hayas dejado apartada esta rutina durante el invierno, debes ser consciente de que tu organismo necesita de un periodo de adaptación a la realización de un esfuerzo al que no está acostumbrado. Por eso, será esencial que te marques metas realistas y no trates de precipitarte en tus avances. Con el paso del tiempo será cuando puedas incrementar la intensidad de tu ejercicio y notar la mejora de tu estado físico.
No trates de recuperar el tiempo perdido: uno de los errores más habituales cuando se comienza a realizar ejercicio físico después de un periodo prolongado de descanso suele estar asociado a esforzarnos más de la cuenta, sometiendo a tu cuerpo a sesiones diarias de entrenamiento. Recuerda que lo ideal es realizar ejercicio físico dos o tres veces a la semana, para permitir una recuperación adecuada de tu organismo, y prevenir la aparición de provocar sobrecargas y lesiones.
Escucha a tu cuerpo y descansa cuando lo consideres necesario: como hemos comentado, lo realmente importante es generar un hábito en tu organismo y acostumbrarlo a un esfuerzo cada vez mayor. Por tanto, durante tus primeras sesiones será conveniente que introduzcas descansos en tus rutinas de entrenamiento y que reduzcas la intensidad en caso de notar cualquier molestia o dolor.
Selecciona la franja horaria y la actividad que más se ajusta a ti: aunque es bueno escuchar consejos de aquellas personas de tu entorno que realizan ejercicio de forma habitual, debes ser tú mismo el que elija qué actividad es la que más te llama la atención y cuál es el mejor momento del día para llevarla a cabo. Así conseguirás una motivación extra e incorporarás más fácilmente esta actividad entre tus rutinas y tareas diarias.
Cuida tu nutrición e hidrátate. Para finalizar, te recomendamos que el incremento de tu actividad física venga acompañado de una adaptación en tus hábitos de alimentación. Ten en cuenta que este nuevo comportamiento requerirá de una alimentación diferente, con un mayor aporte de proteínas, fibras e hidratos de carbono, así como un incremento de tu hidratación, para dotar a tu organismo de los nutrientes esenciales para poder entrenar mejor y recuperarte más rápidamente del esfuerzo realizado.
Etiquetas: SALUD; deporte; salud  ARAUJO SEGUROS  teléfono  669 29 88 08